Abril 2017

Las clases de inglés de jóvenes requieren una planificación cuidadosa para que sean eficaces y amenas. Es muy importante cómo empezar y terminar la clase como si de una película se tratase. Un comienzo que enganche al estudiante y le ayude a empezar a pensar en inglés. Por otro lado, un final que sirva de cierre y que permita al estudiante hacer una breve reflexión sobre lo que ha aprendido ese día.

La motivación es esencial para alcanzar los éxitos y el aprendizaje de idiomas no es una excepción. En nuestras clases de inglés vemos cómo los estudiantes motivados realizan un mayor progreso alcanzando una mayor competencia lingüística y satisfacción personal. Uno de los factores que más motivan a las personas que se encuentran realizando un curso de inglés en St. James es fijarse una meta.

¿Quieres mejorar tu inglés?

En St. James te ayudamos a conseguirlo